Cepsa cree que el hidrógeno verde creará 180.000 empleos y sumará un punto de PIB en 2040 | Economía

Una fábrica de electrolizadores y pilas de combustible de la multinacional alemana Bosch, en Stuttgart.THOMAS KIENZLE (AFP)

181.000 puestos de trabajo y un punto más de PIB, con un aporte extra de 15.600 millones de euros. Esa será la huella positiva del hidrógeno verde en la economía española, según los cálculos desvelados este miércoles por Cepsa y Manpower Group en el marco cumbre del Foro Económico Mundial, que se celebra estos días en Davos (Suiza). Tanto la petrolera como la firma de recursos humanos atisban una “inminente revolución” en el mercado de trabajo europeo y urgen a mejorar las competencias de los trabajadores para que puedan aprovechar estas nuevas oportunidades laborales.

Los 181.000 nuevos empleos que proyectan en el mercado de trabajo español constituyen la cifra más alta de Europa, por delante del Reino Unido (173.000), Alemania (145.000) y Francia (105.000). Y son el 11% de los que se calculan para el conjunto del continente: 1,7 millones en total, según la investigación, una de las primeras que se publican en este campo.

Que sea Cepsa quien pone en marcha este estudio no es ni mucho menos arbitrario: la energética española lleva años volcada en una reconversión acelerada de un negocio casi íntegramente basado en los combustibles fósiles a uno completamente nuevo, que descansará en las llamadas moléculas verdes: el hidrógeno y sus derivados: el amoniaco o el metanol, entre otros.

España será, además, el país en el que los nuevos empleos más competencias vinculadas a la transición energética requerirán: el 55% de las nuevas posiciones. También en el que más girará la orientación de género: si hoy apenas el 37% de los puestos de trabajo del sector energético están ocupados por mujeres, en 2030 esa cifra se disparará hasta el 51% en el caso de los combustibles renovables.

El 80% de los nuevos empleos en el sector de los combustibles renovables serán de técnicos de nivel medio y superior. “Crecerá la demanda de científicos e ingenieros de nivel medio y alto, electricistas, directores de administración y comerciales, peones de minería y construcción, profesionales de la información y las comunicaciones, y operarios de metalurgia y maquinaria”, se lee en el informe. “Los profesionales que quieran aprovechar uno de los nuevos empleos que se crearán, han de estar formados en alguna o varias de las competencias necesarias para desempeñar estas ocupaciones”. En paralelo, dice, será necesario “movilizar a los profesionales de ocupaciones que perderán relevancia para que puedan reciclarse en otras más demandadas”.

Tras varios años de intensa actividad de anuncios de nuevos proyectos de hidrógeno verde, la fiebre por las moléculas verdes ha caído sustancialmente en los últimos tiempos. No tanto porque se haya producido ningún cambio de calado en sus proyecciones de futuro —pocos dudan de su papel esencial para descarbonizar los sectores de difícil electrificación—, sino porque solo una pequeña parte de los proyectos anunciados acaba convirtiéndose en realidad de carne y hueso. Según las últimas proyecciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), solo el 7% de los que han sido desvelados estarán listos en 2030.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *