Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y para mostrar anuncios (si los hay). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Desafíos y limitaciones de la música generada por IA

Medios relacionados – Noticias recientes

Los sonidos de guitarra eléctrica generados por IA, como los analizados por WIRED, son demasiado limpios. Además, es casi imposible crear una canción con un compás distinto de 4/4 a menos que las instrucciones especifiquen «vals».

Shara Senderoff, cofundadora de Jen, explica que esto es comprensible dado que la herramienta se encuentra en fase alfa. Los fragmentos de 10 y 45 segundos que genera están destinados a inspirar y servir como puntos de partida creativos, no como productos terminados. Senderoff espera que la herramienta mejore y amplíe sus capacidades en la fase beta.

Las IA musicales como Suno y Udio se han enfrentado a problemas de derechos de autor, ya que la Recording Industry Association of America y los minoristas de discos permiten a los músicos de IA utilizar las obras de los artistas sin permiso.

Durante una actuación, Jenn produjo música insatisfactoria descrita como genérica y cliché. La música generada podría encajar en un programa de citas de Netflix, pero no es perjudicial para los músicos. Sin embargo, Blickle señala que los productores de bajo presupuesto podrían optar por la IA en lugar de pagar por diseños o animaciones, lo que afecta negativamente a la calidad de la música.

Aplicaciones como Jen aún no permiten a los creadores establecer puntos de partida o agregar detalles a sus pistas, aunque se espera que esas funciones se implementen pronto. Blickle advierte que las bibliotecas de música utilizadas en producciones de bajo nivel y reality shows pueden verse inundadas de música de baja calidad generada por IA, perpetuando un círculo vicioso.

El auge de la música generada por IA también afectará a las plataformas de streaming como Spotify, donde ya se añaden miles de canciones cada día. Esto puede saturar el mercado y dificultar la monetización de la música. Además, las leyes de derechos de autor varían a nivel mundial, lo que dificulta la venta de programas de televisión con música generada por IA.

Veinticinco años después de Napster, la posibilidad de que los músicos de IA influyan en los flujos de ingresos de los artistas parece inevitable. «La forma en que los músicos ganan dinero está cambiando y erosionándose, lo cual es preocupante», dice Wassner, «pero espero que podamos adaptarnos a esta pérdida».

También te puede interesar – Medios digitales
By Laura Salas

Te puede interesar