España registra un récord de 156.000 vacantes laborales sin cubrir, un 5% más | Economía

En España hay 155.797 vacantes de empleo sin cubrir. Es el máximo desde que hay registros al respecto, que empiezan en 2013. Además, según ha difundido este lunes el Instituto Nacional de Estadística, las vacantes han crecido un 5,3% en el tercer trimestre respecto al segundo. Un repaso a años anteriores muestra que lo habitual es que en esta época del año, habitualmente de creación de empleo, las vacantes caigan: el año pasado retrocedieron un 0,8% y en 2019, un 3,1%. Esta vez, también en un contexto de más puestos de trabajo, la tendencia es otra.

El debate de las vacantes en España es uno de los más agitados del mundo laboral. El Ministerio de Trabajo se viene esforzando en contextualizar estas cifras: aunque hayan crecido en los últimos meses, insisten en que proporcionalmente son pocas. Con los datos de Eurostat en la mano, no les falta razón. España registra una tasa de vacantes del 0,9%, entre las menores de Europa, lejos de la media de la UE (2,6%) y de los países que más sufren este problema, como Bélgica (4,7%) o Países Bajos (4,5%). Cabe recordar que España sufre la tasa de desempleo más alta del continente (12%, el doble que la media). Es decir, en ningún otro país hay una mayor proporción de personas en busca de empleo.

Pese a esto último, son muchas las patronales que dicen sufrir un grave problema de escasez de trabajadores. El 71% de las pymes consultadas en el informe El reto de las vacantes en España (elaborado por la patronal Cepyme) aseguran que tienen dificultades para encontrar los trabajadores que necesitan para cubrir las vacantes que se generan en su empresa y poder desarrollar plenamente su actividad. Trabajo concede que hay algunos sectores muy específicos en los que sí se dan estos problemas, pero los limita a actividades punteras como las energías renovables, en los que se da un desacople entre el acelerón de la demanda y los profesionales disponibles. En sectores como la hostelería, consideran en el ministerio, el problema es de bajos salarios.

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones insistió durante la pasada legislatura en que este problema era más grave de lo que diagnostica Trabajo. Por ello ha hecho todo lo posible para fomentar la llegada de trabajadores inmigrantes, para que cubran esas vacantes de empleo que, denuncian las empresas, sufren en mayor medida de lo que recogen las estadísticas.

Por sectores, el único en el que se da un incremento significativo de las vacantes respecto al trimestre anterior es el de servicios: pasan de 131.000 a 140.582. En construcción retroceden de 8.084 a 6.160 y en agricultura se quedan casi igual, de 9.007 a 9.055. Este reparto por sectores apenas ayuda a entender el problema, ya que servicios agrupa desde la hostelería a importantes empresas tecnológicas, pasando por el sector público.

Anteriores incrementos importantes tuvieron que ver precisamente con las ofertas de empleo público récord de los últimos meses. El 81% del aumento del primer trimestre, cuando se notificó el anterior máximo, correspondía a la rama de Administración Pública, Defensa y Seguridad Social (12.690 vacantes más). Entonces eran 51.375 vacantes, el 34,3% del total.

Así explicó CC OO el acelerón que se dio en ese primer trimestre: “Se da la paradoja de que el aumento de la oferta pública de empleo en el último año tiene el efecto estadístico de disparar la cifra de vacantes pendientes de cubrir en el mercado de trabajo. Además, se produce una segunda paradoja: la mayor parte de esas vacantes vinculadas al sector público ya están cubiertas por trabajadores que cuentan con un empleo temporal, por lo que no son vacantes reales sino plazas ofertadas dentro de un proceso de consolidación y estabilización de empleo público”.

“El 90,2% de estas vacantes se encuentran en el sector servicios”, ha insistido UGT este lunes. “De cara a reducir el número de vacantes es fundamental que se lleve a cabo una mejora sustancial de los salarios, así como un cambio en las políticas activas de empleo para que sean más efectivas”, dicen en el sindicato.

La disociación entre las quejas patronales y lo que recogen las estadísticas ha puesto en cuestión ambos elementos: los sindicatos defienden que la mayoría de esas protestas ocultan que los empresarios no están ofreciendo condiciones de trabajo atractivas; mientras que algunas voces se han preguntado si la estadística es certera, si realmente está captando el fenómeno en su conjunto. En mayo, el economista del Consejo Económico y Social Raymond Torres dijo lo siguiente: “Lo hemos mirado y hay diferentes opiniones. Creemos que hay problemas con los datos, que la estadística de vacantes no es certera y sólida”. Una semana antes Trabajo defendía que la cifra de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral —de la que procede el dato de vacantes— es “robusta” y “se basa en una muestra enorme, homologada por Eurostat”.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *