Las matriculaciones de coches en España se recuperan tres años después al crecer un 16% en 2023 | Economía

Las matriculaciones de automóviles volvieron a levantar cabeza el año pasado tras los tres años de horror para el sector desde la aparición de la covid. No han recuperado las cifras de ventas de 2019, ni tan solo la cifra psicológica del millón de unidades matriculadas, pero España es uno de los países con el crecimiento más vigoroso de Europa: ha encadenado alzas cada mes del pasado ejercicio y 2023 cerró con una cifra conjunta de 949.359 turismos y todoterrenos nuevos en las carreteras, un 16,7% más que un año atrás. Ese aumento es ligeramente superior al 15,7% que ganaba hasta noviembre la Unión Europea, en la que entre los grandes mercados solo Italia superaba a España con un incremento de las matriculaciones superior al 20%. Alemania crecía a un ritmo del 11%.

Esas son buenas noticias para la industria del automóvil: para las marcas que las fabrican y sus proveedores y para los concesionarios y los talleres que los comercializan y ofrecen servicios postventa. Hay algunos peros en esos datos del año pasado facilitados por las patronales Anfac, Faconauto y Ganvam, y el principal es la duda que queda sobre cuándo será capaz el mercado español de recuperar las matriculaciones previas a la crisis de la covid. Hoy aún están un 24% por debajo. Las patronales del motor consideran que España, siendo el segundo mayor fabricante europeo y noveno mundial, debería situarse en unas ventas alrededor de 1,2 millones de unidades de aquel 2019. Anfac, la patronal de marcas, apenas espera para este año superar el millón de matriculaciones.

De ahí que las patronales obvien “el conformismo”, tal y como demanda el director de comunicación de Anfac, Félix García, quien reclama medidas gubernamentales para impulsar las ventas: “El comprador ha de saber que ahora es el momento de comprar un coche nuevo”.

El hecho es que las tornas en la industria parecen haber cambiado. Las fábricas vuelven a la normalidad (las españolas prevén cerrar el año con 2,5 millones de unidades producidas, un 13% más), mientras se normaliza de forma definitiva el aprovisionamiento de piezas después de los problemas de los últimos años. La cadena de suministro respira más tranquila, pese a que la logística continúa con problemas para mover los vehículos que salen de las plantas de ensamblaje hacia todas partes del mundo. Las dudas se sitúan ahora en si los compradores seguirán haciendo cola para adquirir un coche nuevo o si la desconfianza en el futuro de la economía y la losa de los tipos de interés, que se suman a la espiral de precios de los vehículos durante los últimos dos años, se convertirá en un freno para el sector. De momento, en España, no lo ha sido.

De hecho, la recuperación de las matriculaciones se explica también por la fortaleza de las ventas en el canal de particulares, que representan el 44% del mercado después de crecer durante el pasado año un 14,5% (419.528 unidades adquiridas). El segmento de empresas se hizo con 393.815 unidades (un 13% más) y el de las empresas alquiladoras fue el que más creció: un 37,5%. Los rentacars están acabando de normalizar sus flotas después de ser las más afectadas por la carestía de vehículos durante los años previos.

Toyota, el mismo grupo que se ha consolidado como el mayor vendedor de coches del mundo, se ha afianzado en la primera posición que tomó el pasado año en España, con 79.883 unidades matriculadas. Le siguen la asiática Kia y la europea Volkswagen en un podio en el que sigue sin aparecer Seat, apeada el pasado año y que, pese a tener algunos de los vehículos más vendidos en España sufre la dilución de sus ventas frente a Cupra, su enseña hermana y prioridad en la estrategia de la compañía de Grupo Volkswagen. Los éxitos de ventas de 2023 son el Dacia Sandero (27.951), el Seat Arona y el Toyota Corolla, en una clasificación en el que las diez primeras posiciones se las reparten cinco fabricantes europeos y cinco asiáticos. La sorpresa de este año es la irrupción del MG ZS, punta de lanza de la renacida marca británica, ahora otro símbolo de la nueva ofensiva de la industria china del automóvil, y que ha logrado liderar algunos meses la clasificación de ventas de coches nuevos por modelos, como sucedió en diciembre.

Pese a las críticas que han llegado a Toyota por su falta de apuesta por el coche eléctrico puro, su estrategia le está dando réditos y en ella España le viene como anillo al dedo. Es el mercado europeo en el que mayor aceptación están teniendo los vehículos híbridos no enchufables, en los que la marca se convirtió en referente con su modelo Prius, convertido en una especie de genérico del segmento, y en el que en 2023 ha reinado con su Corolla. Esa es una de las grandes diferencias entre las matriculaciones españolas respecto a otros mercados europeos: el segmento de híbridos no enchufables representa más de un tercio de un mercado en el que los coches eléctricos no acaban de arrancar y apenas se quedan con una cuota de mercado del 7,2%, menos de la mitad que en el conjunto de la Unión Europea, según los datos provisionales hasta noviembre de la patronal europea Acea.

En el ránking de los coches impulsados solo por baterías, España no es diferente al resto de países continentales: el liderazgo es para el Tesla Y. Es el modelo más popular en un segmento que logró vender 51.622 coches en el conjunto del ejercicio, un 69%. En el caso de los híbridos enchufables, esa cifra fue de 62.162, un 30% más. Son los únicos dos grupos de coches que cuentan con el apoyo de subvenciones a la compra (prorrogadas hasta julio) a través del plan Moves III. “El año 2024 tiene que ser el de la descarbonización del parque, mediante el impulso de medidas que fomenten las matriculaciones de vehículos eléctricos y quitando de la circulación los coches más antiguos que penalizan el actual proceso de descarbonización”, reclama desde Faconauto, la asociación de los concesionarios, su director de comunicación, Raúl Morales. De la misma forma, Tania Puche, su homóloga en Ganvam, reclama sustituir el Moves por “un plan de incentivo a la demanda mucho más ágil y eficaz que incluya el apoyo al vehículo de ocasión”.

Pese a que justo el pasado año el Parlamento Europeo confirmó la decisión de prohibir los modelos de combustión a partir de 2035, estos siguen siendo los que congregan mayores éxitos entre las marcas. Sobre todo en el caso de los vehículos que queman gasolina, que aunque va perdiendo cuota de negocio ante la irrupción de nuevas tecnologías, el año pasado matriculó 387.749 unidades, un 14% más. El que no remonta es el diésel. Su cuota de mercado está en mínimos históricos, en torno al 11% del total, después de venderse únicamente 118.646 vehículos, un 15% menos.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *